Trabajando juntos para salvar vidas

Desde un incómodo primer encuentro hasta una urgente Campaña de servicio público

Nuestra primera reunión, hace tres años, fue un momento incómodo, ya que tuvo lugar unos minutos antes de que ambos testificáramos ante un comité del Senado de los EE. UU. que investigaba muertes y lesiones ocasionadas por los infladores de las bolsas de aire de Takata rotas

El 20 de noviembre de 2014, la percepción del público y los medios era que estábamos en lados opuestos en el tema de los infladores de las bolsas de aire de Takata. Después de todo, uno de nosotros resultó seriamente lesionado por un inflador de bolsa de aire de Takata en un accidente automovilístico, mientras que el otro trabaja para la empresa que fabricó el vehículo. No obstante, hablamos sobre cómo podíamos trabajar juntos para ayudar a prevenir lesiones a otras personas.

La colaboración llegó rápido, y con un anuncio de servicio público muy personal, estamos tomando la última medida en la unión de nuestros esfuerzos para salvar vidas y prevenir lesiones. Esta nueva campaña de servicio público urge a los propietarios a completar rápidamente las necesarias, y gratuitas, reparaciones de un vehículo afectado.

La realidad es que más de 40 millones de vehículos construidos por unos 10 diferentes fabricantes de automóviles han sido llamados a revisión para realizar el reemplazo de los infladores de las bolsas de aire de Takata en el lado del conductor, del pasajero, o en ambos. Sin embargo, a pesar del esfuerzo de parte de los fabricantes de automóviles durante varios años para notificar a los propietarios, millones de estos vehículos y camiones todavía no han sido reparados; las consecuencias podrían ser trágicas.

El anuncio de servicio público comparte un momento personal y traumático que resultó en una grave lesión ocular, angustia emocional y meses de recuperación. Sinceramente esperamos que este mensaje directo y personal evite que más personas experimenten este tipo de dolor y sufrimiento, o pérdida de la vida, debido a su falla en reconocer, o su decisión de ignorar, la importancia de la reparación.

Esperamos que las estaciones de televisión de todo el país utilicen nuestro nuevo anuncio de servicio público para alertar a su audiencia sobre este llamado a revisión y que anuncien la forma rápida y fácil de verificar los vehículos.

Este anuncio de servicio público no es la primera vez que hemos trabajado juntos para aumentar los niveles de reparación durante llamados a revisión de los infladores de las bolsas de aire de Takata. Hace dos años, en las páginas de Automotive News, impulsamos conjuntamente un requisito gubernamental de que todas las reparaciones durante llamados a revisión pendientes sean completadas antes de que un vehículo pueda ser legalmente registrado en un estado, de similar forma a las verificaciones de emisiones vigentes. Continuamos creyendo que el requisito de registro reduciría dramáticamente el riesgo de muerte y lesiones que podrían resultar de automóviles, llamados a revisión por seguridad, que no fueron reparados, especialmente en modelos de vehículos más antiguos. Además, a comienzos de año, colaboramos en un envío postal único a los clientes de Honda y Acura que contenía muchos de los mensajes e imágenes importantes del nuevo anuncio de servicio público.

Existe un nexo de especial preocupación en los llamados a revisión de Takata; la investigación nos muestra que la respuesta y tasa de reparación es mucho peor en los vehículos antiguos, y la mayoría de las rupturas de bolsas de aire de Takata hasta la fecha han sido en vehículos que ahora tienen más de 10 años.

Llegar a los propietarios de vehículos llamados a revisión puede ser un gran desafío. A pesar de millones de notificaciones en inglés y español, el uso de llamadas telefónicas, campañas exclusivas por correo e incluso visitas puerta a puerta para ayudar a rastrear a ciertos clientes, muchos vehículos llamados a revisión continúan sin haber sido reparados, manteniendo el riesgo de muerte o lesiones muy alto.

Hay varias razones para esto. Cuando los fabricantes de vehículos envían por correo los anuncios de llamado a revisión, los clientes podrían no haberse enterado debido a un cambio de dirección. O, si el propietario recibe la notificación, ésta podría ser desechada por error pensando que se trata de correo basura. Algunas veces, el propietario podría tener la intención de completar la reparación, pero no reconoce la urgencia y simplemente se olvida o no encuentra tiempo para hacerlo.

Mientras que los fabricantes de vehículos siempre tendrán la responsabilidad crítica de notificar a los propietarios, todos pueden desempeñar un papel importante en asegurarse de que los vehículos se reparen. Nosotros le pedimos a todo el mundo que hablen con sus amigos, familiares y colegas de trabajo y que por favor compartan el anuncio de servicio público con todos los que puedan beneficiarse. Además, recomendamos que todos los que sean dueños de vehículos verifiquen los llamados a revisión abiertos en https://www.nhtsa.gov/recalls y realicen las reparaciones necesarias en un taller autorizado.

Entonces, a pesar de que nuestra reunión inicial ante un comité del Senado hace tres años era incómoda, ahora nos encontramos firmemente unidos por esta causa. Esperamos que se una a nosotros para difundir el mensaje a sus familiares, amigos, vecinos, y colegas que puedan ser dueños de un vehículo afectado. Como menciona claramente el mensaje, hacer esta reparación podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Stephanie Erdman Rick Schostek
Stephanie Erdman es residente de Georgia Vicepresidenta Ejecutiva
Honda North America, Inc.